RELLENOS FACIALES

Cuando hablamos de rellenos faciales hacemos referencia a un procedimiento médico estético basado en la aplicación de diversas sustancias, por norma general ácido hialurónico o bien ácido poliláctico, con el objetivo de restaurar nuevamente los volúmenes faciales, de tal modo que se consiga con un lifting de belleza completamente natural sin necesidad de pasar por el quirófano.

Cualquier paciente que posea imperfecciones en el rostro como pequeñas arrugas, depresiones cutáneas, flacidez, envejecimiento facial, pérdida de grasa facial, ojeras o surcos, encontrarán en los rellenos faciales la solución a los problemas que son ocasionados por el paso del tiempo, el sol y el estrés en el rostro.

¿Qué resultados se consiguen con los rellenos faciales?

Los rellenos faciales son la mejor solución para poner fin a multitud de problemas de nuestro rostro, logrando así un aspecto facial rejuvenecido:

-Disminuye la flacidez aumentando la firmeza de la piel
-Elimina o disminuye las arrugas del rostro que aparecen a causan de distintos factores logrando corregir las líneas finas y superficiales
-Surcos, ojeras y depresiones cutáneas disminuyen o desaparecen por completo de nuestra cara
-Recuperación del volumen perdido a causa de la edad
-Logra modelar los contornos faciales como por ejemplo la barbilla y las mejillas
-Sesiones y desarrollo de los rellenos faciales.

Las sesiones de rellenos faciales no traen ningún tipo de complicación o inconveniente alguno debido a su baja taza de complicaciones, por ello se realiza a nivel ambulatorio, y por norma general no es preciso la aplicación de anestesia, exceptuando en el caso de pacientes con una elevada sensibilidad al dolor. En ocasiones se requiere el uso de anestesia tópica que se debe aplicar 30 minutos antes de comenzar con la sesión. Generalmente, cada sesión dura entre los 20 y los 30 minutos. La duración de los resultados conseguidos varía entre los 6 meses y los 2 años. En ocasiones es necesario realizar una segunda sesión de seguimiento entre 2 y 4 semanas después para lograr unos resultados completamente óptimos.

Técnica de los rellenos faciales:

Este procedimiento médico estético se lleva a cabo a través de agujas muy finas, mediante las cuales se inyectan sustancias de relleno en las zonas a tratar. Existen diversas sustancias empleadas en el relleno facial, pero son el ácido hialurónico y el ácido poliláctico las sustancias más comunes en este tratamiento, así como las más eficaces. En el caso de ser necesario el uso de anestesia podrá inyectarse anestesia local en la zona a tratar o bien aplicar una crema anestésica tópica.

Es habitual que después de cada sesión, el paciente perciba algunos efectos provocados por el tratamiento como sensación de picor, enrojecimiento, inflamación, costras, descamación, leves molestias pasajeras que suelen desaparecer pocos días después del tratamiento.